La Identidad

En adición a la preparación, la mujer migratoria tiene experiencias sobre su identidad que causa dudas en quien ella es. En “Quiénes somos” por Irma Pineda, la voz poética hacia el final de poema dice:

Hemos olvidad el nombre que nos dio origen

esa sombra que borrar quisiera

¿Quiénes somos ahora nosotros

los que un día quisimos ser como los otros?

Porque la voz poética es ambigua, no sabemos si está tratando el tema de identidad como migrante o como mujer. Interesantemente, a veces es posible perder la identidad de la mujer cuando ya estas en el caos de la migración. Gloria Anzaldúa dice que:

the first time I heard two women, a Puerto Rican and a Cuban say the word ‘nosotras,’ I was shocked. I had not known the word existed. We
are robbed of our female being by the masculine plural. Language is a male discourse (54).

Con el tiempo, la migración y la comunidad patriarcal nos roba la identidad como mujer. Con el uso del pronombre masculino plural, la lengua también traiciona a las mujeres. Las reflexiones de Gloria Anzaldúa como una mujer que ha vivido en el intermedio de dos fronteras son criticos a los estudios migratorios. Más que dudar la identidad de la mujer como migrante, notamos ya en “Quiénes somos” que la mujer se esta perdiendo en su propia lengua.

Además que sentir dudas sobre la identidad, la mujer migratoria también siente dudas sobre su hogar permanente. Con una fidelidad a su país natal y una fidelidad a la adaptación a un nuevo país, ella se queda dudando de donde es y a donde va ir. En “Dude” por Irma Pineda, la voz poética dice hacia el final del poema que:

no poder mirar de frente

el rostro del futuro

no ver más

la sonrisa de los míos

no encontrar un corazón

que me de un abrazo

Sentir mi casa en ningún lado

Aquí el lector se queda reflejando sobre donde está la casa permanente de la voz poética. El tema del retorno a su país natal se presenta en las mentes de los lectores. Desafortunadamente, no es tan facial retornar a un país natal. María Buznego dice que:

La migración mexicana…se habría caracterizado, en realidad, por una tensión constante entre el establecimiento y el retorno, dos “alternativas siempre posibles condicionadas por coyunturas estructurales, pero siempre definidas por proyectos, necesidades, deseos y, por sobre todo, los recursos económicos, sociales y culturales de los migrantes. (153)

Como migrante y como mujer, es más difícil para la mujer retornar a su país. Con una sociedad tradicional y patriarcal, hay muchos obstáculos que previenen el retorno. Esta falta de recursos daña a la identidad de la mujer y la estanca en un sitio sin esperanza.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s